Casa  del Sacristán

 

 

 

 

Plaza de la Catedral, 4

ASTORGA

24700 León - Spain

Un "bodegón", o 'naturaleza muerta', es una pintura de género que representa objetos naturales (frutas, comida, animales, plantas, rocas, conchas,...), o hechos por el hombre (utensilios de cocina, de mesa o de casa, libros, antigüedades, joyas, instrumentos científicos y musicales, relojes, etc.), en un espacio determinado. Buscaban producir un efecto de serenidad, bienestar, armonía y meditación. Son representaciones alegóricas de la vida cotidiana o del estatus del comitente, un 'espejo' de los logros humanos: riquezas, conocimientos y placeres.

VÁNITAS es un término latino que puede traducirse por vanidad; no en el sentido de soberbia u orgullo, sino en el de vacuidad, insignificancia (como en la expresión «en vano») Designa una categoría particular de bodegón, de alto valor simbólico, un género muy practicado en época barroca, a menudo figurando cráneos ('ruina' del hombre) que aluden a lo fugaz de la vida, a la certeza de la muerte.

En el siglo XVII estos bodegones moralizantes se hicieron muy frecuentes como 'memento mori' ('recuerda que morirás'), complemento indispensable en la predicación y la devoción en toda Europa, en el norte protestante y en el sur católico. Su título y su concepción se relacionan con un pasaje del Eclesiastés: «Vanitas vanitatum et omnia vanitas»(Vanidad de vanidades y todo es vanidad), un sombrío recordatorio sobre el riesgo de la persecución ciega de los placeres mundanos y temporales, olvidando el cuidado del alma inmortal que en el 'juicio final' se juega su postrer destino.

"Ser o no ser...". Al fin, lo que quede de nosotros, nuestros restos, "... serán ceniza, mas tendrán sentido/ Polvo serán, mas polvo enamorado", escribió Quevedo en el soneto "Amor constante más allá de la muerte" y, en esa 'vánitas' hispana del poeta encarcelado cuatro años en el hoy Parador Nacional de San Marcos de León, aún palpita el espíritu epicúreo de las Odas de Horacio, aquel "Carpe diem..." (Aprovecha el día, no confíes en el mañana), que en el Renacimiento se adoptó como lema para disfrutar de una vida humana plena (plenamente vivida; vívida).

'naturalezas muertas'

Alegoría (griego: hablar figuradamente) es una figura literaria o tema artístico que intenta representar una idea valiéndose de formas reconocibles. Pretende dar una imagen a lo que no la tiene, para que pueda ser mejor entendido. Logar representar lo abstracto, hacer «visible» lo que solo es conceptual, obedece a una intención didáctica, o moralizante como en las vánitas.

Es una ficción por la que un relato o una imagen representan o significan otra cosa diferente. Es una figura retórica y un instrumento cognoscitivo que ayuda a profundizar en la comprensión de ideas complejas a través del lenguaje figurado de las metáforas (eso hizo Platón en su 'mito de la caverna')

Cuando la tenebrosa concepción barroca de la vida parecía ya superada en la "Ilustración", sucesos como el terremoto de Lisboa alumbraron un nuevo pesimismo. La Naturaleza podía ser un dios iracundo y el hombre seguía estando a merced de fuerzas que le superaban: lo Sublime romántico tornó alegóricas las ruinas y el paisaje, y a estas nuevas vánitas no les bastaba una mesa sobre las que apoyarse: necesitaban el mundo entero para exponer su mensaje.